APLICACIÓN DE LA NIA 570 “NEGOCIO EN MARCHA” FRENTE AL COVID-19

En la actualidad, las Compañías se encuentran en riesgo de continuar sus actividades debido a que la mayoría de los países está en parcial paralización a causa de la pandemia COVID-19, desde mediados de marzo y algunos otros países continúan con su economía prácticamente paralizada. Durante este periodo las empresas han tenido que acatar y suspender sus actividades u operar limitadamente vía teletrabajo.

 

Debido a la situación de pandemia COVID-19 que se encuentra el país, los accionistas y gerentes de empresas tienen un gran reto de lograr reiniciar y desarrollar sus actividades evaluando alternativas de emprendimiento con la finalidad de generar beneficios económicos a favor de las empresas y de sus trabajadores, cumpliendo con los protocolos de salud que es regulado por el Ministerio de Salud.

 

Este evento tiene un impacto significativo en los estados financieros de las empresas, por tal motivo, nosotros como auditores debemos de evaluar si la información que se releva en los estados financieros es de conformidad a lo indicado por la NIC 1 “Presentación de Estados Financieros”, de tal forma que podamos contar con juicio profesional y determinar si existen incertidumbres materiales que puedan afectar la capacidad de las empresas de continuar como negocio en marcha.

 

La NIA 570 “Empresa en Funcionamiento” nos proporciona a nosotros como auditores o consultores de empresas la guía de aplicación para la evaluación de negocio en marcha, siendo nuestros principales objetivos:

i)     el de obtener evidencia suficiente de auditoria por parte de la dirección para evaluar si los estados financieros con fines generales han sido preparados bajo la hipótesis de negocio en marcha,

ii)    determinar si existe o no incertidumbre material relacionada a hechos o condiciones que generen duda la hipótesis de negocio en marcha y

iii)   determinar las implicancias para el informe de auditoría.

 

Para lograr obtener una valoración sobre la capacidad de la Compañía para continuar como negocio en marcha durante el tiempo de Pandemia COVID-19, se tendrá que formular juicios de valor, para eso se consideraran los siguientes factores:

·         El grado de incertidumbre asociado al desempeño de la Compañía

·         La complejidad de la Compañía relacionado a la naturaleza y condiciones de sus actividades, así como también los impactos de los factores externos

·         Cualquier juicio de valor sobre el futuro a corto plazo se basará en información más reciente

 

Como bien se mencionó en los factores de consideración para valoración sobre la capacidad de la Compañía para continuar como negocio en marcha durante el tiempo de Pandemia COVID-19, los accionistas y gerentes tendrán que prestar atención el grado de dificultad relacionado al negocio en tiempo de COVID, tales como riesgo de cartera, capacidad de abastecimiento y de pago, riesgo de endeudamiento y salida de personal calificado. A este factor, sumarle la capacidad de hacer frente a las nuevas leyes o medidas tomadas por el Gobierno Peruano relacionado a la reactivación de la economía del país, que podría afectar la continuidad de la hipótesis de negocio en marcha.

 

Si durante la evaluación de la hipótesis de negocio en marcha, existan hechos o condiciones que puedan generar dudas, estas se deberán revelar, sobre la base de la evidencia de la auditoria obtenida, en los estados financieros, con la finalidad de llamar la atención a los usuarios de los estados financieros de tal forma que puedan evaluar conocer la posibilidad de que la Compañía pueda no ser capaz de continuar con sus actividades.

 

Jaime Barrantes Malca

Gerente Auditoría VAG Latam